Reseña para el Centro Psicoanalitico de Madrid, por el Dr. José Luis Lledó Sandoval

Reseña de la novela Él nunca abandonó Babia escrita por Sisa Sánchez.

La autora de la novela es la doctora Mª Luisa Sánchez Álvarez-Castellanos, una psiquiatra miembro de nuestra Asociación, que la firma como Sisa Sánchez.

“Únicamente encarando a ese aposento oscuro de tus entrañas, encontrarás la respuesta” afirma en su novela, en la que continuamente manifiesta la importancia de adentrarse en las cuestiones, de alcanzar lo hondo, de llegar al fondo de las cosas. Con su título, sin embargo, parece anclar al personaje en Babia, que en su acepción más conocida es un lugar al que, según la tradición, se retiraban los reyes de León para huir de las intrigas de la Corte. Asume, por tanto, ese lugar la representación del apartamiento, de la de huida con más o menos componentes fóbicos, de la ausencia, e incluso de la salida de la realidad. Babia es exactamente lo opuesto a la profundización: es el retiro, el escape, la huida. Este fuerte contraste, que podría llegar a destrozar el desarrollo de una vida, o de una novela, acompaña permanentemente el desarrollo de la escrita por Sisa, pero en este caso, no sólo no la destroza, sino que la dota de una gran originalidad.

Aprovecha Sisa su condición de médico psiquiatra y psicoterapeuta para situar en este entorno profesional su novela, cuya acción la sitúa en Bermyo, un imaginario lugar al que acuden diferentes personajes a la busca del encuentro consigo mismos. En esa búsqueda del sí mismo, en la que son auxiliados por una serie de expertos psicoterapeutas, van consiguiendo traspasar esa cortina que tejemos para nuestras relaciones interpersonales – que está en buena medida urdida con hilos de mentira, disimulo, apariencias y autoengaño – para ir aproximándose a los niveles más genuinos de sus sensaciones y sentimientos, alcanzando en algunas ocasiones niveles tan primarios, que son limítrofes ya con el territorio de la locura y que les lleva incluso a caer en ella.

Mª Luisa (Sisa) utiliza el personaje de Julia, la protagonista de la novela, para transmitirnos algunas de sus experiencias personales y nos manifiesta a través de ella sus pensamientos más profundos. En este sentido, el libro tiene una cierta carga autobiográfica, pero entreteje esa información personal con los hilos de una carga todavía mayor de fantasía – como corresponde al género de novela en el que se incluye el libro -creando una narración que encela al lector, no sólo por la trama que urde, sino por las pormenorizadas descripciones que va realizando de todos y cada uno de los personajes en las cuales demuestra una finura perceptiva y una capacidad expresiva muy notables.

Aunque se aprecian algunos pequeños fallos en la estructura narrativa – muy comprensibles en un debut literario -, con su escritura sencilla, accesible, trufada de citas cultas que afortunadamente no alteran su estilo un tanto naïf, la autora va cargando de profundidad sus descripciones y nos pide continuar leyendo lo siguiente, cuando todavía nos estamos deleitando con la lectura del momento.

Creo que todo lo anterior es suficiente para recomendar muy sinceramente su lectura.

Dr. José Luis Lledó Sandoval.
Miembro didacta del Centro Psicoanalítico de Madrid.

Centro Psicoanalitico Madrid

Anuncios
Categorías: Prensa, Uncategorized | Etiquetas: , , , , , , , , , , | Deja un comentario

Breve comentario crítico-literario, por Mª del Mar Sánchez

Localización del texto y sinopsis

Esta novela, publicada en San Sebastián en el año 2011, es la primera obra literaria escrita y publicada por Mª Luisa Sánchez Álvarez-Castellanos.

La autora nació en Murcia en el año 1959. Cursó estudios de Medicina en la Facultad de Medicina de la Universidad de Murcia, especializándose en psiquiatría, profesión que continua ejerciendo en la actualidad. Realizó la formación en psicoanálisis en el Centro Psicoanalítico de Madrid, perteneciente a la FEAP (Federación Española de Asociaciones de Psicoterapeutas), de la que es miembro asociado, bajo la dirección del Dr. Alejandro Gállego Meré. En 1993, marcha a San Sebastián, donde obtiene plaza en el Servicio Vasco de Salud (Osakidetza), ejerciendo su actividad en la sanidad pública.

La publicación de esta novela es fruto de la necesidad de reflejar de forma literaria las múltiples y diversas experiencias y conocimientos acumulados en un bagaje de más de veinte años de ejercicio profesional. A lo largo de su trayectoria como psiquiatra y psicoterapeuta, ha buceado en distintas técnicas psicológicas e investigado sobre la personalidad humana.

“Las personas nos identificamos con un tipo de carácter determinado, expresión sesgada de nuestra personalidad, al que nos aferramos y del que sabemos muy poco, ignorando lo que nos oculta. Con mi novela, he pretendido crear un lugar de ficción, en el que las pasiones humanas se lleven al límite y, así, reflejar la dualidad que nos caracteriza y cuyo desconocimiento nos aboca al autoengaño; la mentira que nos mixtifica”. (Cita de la autora).

Se trata de una novela psicológica donde el protagonista se verá involucrado en un crimen e intentará descubrir al asesino, descifrando los rasgos personales y psicológicos de cada uno de los personajes implicados en el homicidio. La autora, a través de una envolvente y exquisita narración, no exenta de suspense y misterio, aborda de forma valiente y crítica algunos de los aspectos más conflictivos de cierto tipo de relaciones terapéuticas y prácticas psicológicas que catalizan reacciones emocionales extremas. Para ello, hace referencia a diversas teorías como el psicoanálisis, la terapia Gestalt, el Eneagrama y otras.

Género literario

Narrativa del siglo XXI. Novela psicológica, con tintes de thriller y, más aún, de la tendencia de las novelas de psicología experimental (psicoanálisis, que se fue desarrollando por algunos autores a partir de ahí).

Estamos ante un texto que encuentra sus raíces en el realismo literario iniciado a finales del siglo XIX, donde no sólo se relata lo que ocurre, sino que se intenta explicar el por qué y la finalidad de cada acción. Este realismo psicológico, aportación de la literatura rusa al movimiento realista, es adaptado por nuestra autora, con una evolución cientificista, a la realidad del siglo XX (tiempo en que transcurre la acción). Sisa Sánchez realiza una pintura de un determinado sector de la sociedad que conoce, dentro de la España de los años 90 del pasado siglo, a través de la penetración en los abismos de la degradación y el sufrimiento humanos y partiendo de anécdotas que en principio se considerarían insignificantes, como por ejemplo, un trauma infantil o una pesadilla recurrente. En realidad, escoge a diversos personajes de la era de la “frivolidad y la mentira”, para convertirlos en locos, delincuentes, fetichistas, fracasados, viciosos, enfermos, asesinos… En definitiva,  pura escoria atrapada en el laberinto de sus propias contradicciones. Es un relato de indagación existencial, donde el protagonista, intentando estructurar los abismos de las diferentes conciencias, pretende que prevalezca la razón sobre la sinrazón, la luz sobre la oscuridad y el sentido de la propia existencia frente a la trivialidad de un sector de la sociedad de aquella época.

El contenido y su forma externa

En la novela se intenta hacer una representación de la realidad, describiendo minuciosamente paisajes concretos de la geografía española, sobretodo del mediterráneo español y del norte, en concreto, San Sebastián. Para hacer más verídico su relato, la autora muestra perfiles exactos de temas, situaciones y lugares, siendo lo cotidiano, en principio, el tema central. Tampoco hay sentimentalismo, pues pretende mostrar al hombre objetivamente; hay una relación mediata entre los personajes y su entorno social, económico y cultural, convirtiéndolos, así, en testimonio de una época.

Pero este intento por pretender reflejar la realidad tal como es, sin adornos y sin subjetividades, se ve contrapuesto con otra realidad tan válida y certera como la anterior, el  mundo del subconsciente; esa indagación en la ensoñación y la vida interior del hombre, ese buceo por los abismos de la conciencia que descubren los más oscuros y feos resortes del alma.

A pesar de ello, o como mezcla de todo ello, la novela tiene una auténtica concepción humanista del mundo, pues la autora, a través de Enrique, su protagonista, y a pesar de esta “pérdida irremediable de la razón del hombre que le hace destruir todo lo que ha creado”, confía plenamente en la renovación interior del ser humano y en el provecho de todo ese conocimiento acumulado durante siglos para permitirnos, de nuevo, reinventarnos; es, también, por tanto, un relato de esperanza.

Esta inteligente dualidad entre lo cotidiano y lo onírico, entre la realidad y la ensoñación, lo objetivo y la introspección… se manifiesta de forma extraordinaria a través de una acertada técnica de contrapunto. El contrapunto es una práctica musical que evalúa la relación existente entre varias voces para obtener un cierto equilibrio armónico. Si extrapolamos esto a la retórica, se entiende como la habilidad que tiene el autor para introducir y sacar al lector de dos mundos totalmente distintos y, además, sin previo aviso. Así, la lectura se convierte en un balanceo de extremos, tanto en la expresión como en el contenido (nos cambia de lugar, de espacio, de pensamientos, de movimientos, de sensaciones, pasando de la introspección a lo cotidiano y del sueño a la realidad…) y consigue, mediante estos dos extremos, el perfecto equilibrio armónico del texto.

Este contrapunto queda reflejado también en la forma externa de la novela, ya que, aunque utiliza fundamentalmente la narración como forma de expresión, siendo escasos los diálogos, dentro de aquella encontramos dos estilos completamente distintos; por un lado, el mundo de la introversión que se desarrolla con un ritmo lento, metáforas de sensibilidad extrema, descripciones detalladas de todo tipo de  paisajes, ambientes culinarios, idiosincrasias, exquisiteces, sensaciones múltiples… Este ritmo lento, subordinado, de impresiones y estremecimientos se ve contrapunteado con ese otro ritmo ágil, rápido, de enunciados cortos, vocabulario cotidiano y pensamientos cargados de vacío existencial y mero deambular por la vida; síntesis de pérdida de identidad.

El tiempo

También el contrapunto está presente en el transcurso temporal de la novela. Por un lado, tenemos una disposición lineal de los sucesos; la novela transcurre durante un año y medio aproximadamente, desde junio de 1991 hasta diciembre de 1992, donde los elementos aparecen uno detrás de otro, de forma ordenada y lógica. Frente a ello, encontramos otro tiempo disperso, el de la ensoñación y la abstracción, donde el tiempo real desaparece para sumergirnos en una aparente estructura indefinida que, incluso, puede llegar a parecernos caótica. Sin embargo, al final se convierte en un tiempo convergente, donde todos los elementos de la novela confluyen en una clara conclusión, que da sentido, armonía y belleza al relato en su conjunto.

Estructura y tipos de narrador

El esquema estructural de la novela es complejo, acompañando, así, a la complejidad de lo narrado. Por un lado, existe un desarrollo lógico de los acontecimientos, con introducción, desarrollo, clímax y desenlace. Por otro, dividida en veintisiete capítulos, organizados en cinco partes (Julia, Enrique, Los nueve, Perseo y Él nunca abandonó Babia), contiene dos historias fundamentales: la de Julia y la de Enrique.

De nuevo aparece el contrapunto que rige toda la novela. Primero, la historia de Julia, narrada en tercera persona. Un narrador omnisciente que conoce todo de su personaje. Esta narración favorece el objetivismo de esta parte realista de la novela. Julia, mujer moderna, prototipo de una clase media del siglo XX, necesitará iniciar un viaje para escapar del vacío que envuelve su vida.

Como contrapunto, la historia de Enrique es narrada en primera persona. Es decir, narrador protagonista que cuenta su propia historia. El punto de vista es ahora subjetivo; el protagonista ya no va a interpretar de forma imparcial los pensamientos y acciones del resto de los personajes. Aquí van desapareciendo y desvaneciéndose la frivolidad, la cotidianidad y el tiempo lineal, para meternos de lleno en el mundo de la psicología, la introspección, el subconsciente y, en definitiva, la complejidad del ser humano. El viaje de Enrique viene marcado por su necesidad de encontrar la verdad que rige el mundo.

El viaje, pues, juega un papel fundamental en esta novela, ya que adquiere el estatus de metáfora o alegoría de la propia vida, simbolizando, en el caso de Julia, la huída y, en el caso de Enrique, como no podía ser de otra forma, el contrapunto a esa huída, esto es, la búsqueda.

Ambos personajes (la huída y la búsqueda) confluyen en Bermyo, “un lugar para la creatividad”. En esta confluencia se iniciará la obsesión de Enrique por luchar contra la maldad humana, pues Bermyo es un lugar propicio para indagar en las profundidades del subconsciente, acercándonos a límites desconocidos de la degradación, hasta despertar el  potencial asesino que alberga cada hombre (de ahí que la autora juegue con la palabra VER-MI-YO).

Personajes

Como en todo lo expuesto anteriormente, en los personajes se muestra de nuevo la complejidad de la obra. Existe un claro protagonista, Enrique, del que ya hemos hablado algo. Este protagonista se erige como héroe del siglo XX, cuya misión es salvar a la humanidad de la mediocridad y la mentira en la que está inmersa. Como contrapunto a Enrique, actúa Julia, que representa la alteridad, el objeto de su búsqueda, el desafío que le hace entrar en conflicto con su mundo ordinario y, en definitiva, el destino que le obliga a cumplir su misión. En medio, hilando la narración, aparecen el resto de personajes, “los nueve”, que, en forma de alegoría, representan nueve conciencias distintas, que encarnan las nueve maldades del mundo. Nuestro héroe se enfrentará a todos ellos, convirtiéndolos en aliados y enemigos y entrando en un delirio que conforma el clímax de la novela.

Conclusión

Huyendo de las ambiciones humanas y de las maldades de los hombres, Enrique, como los reyes de León, se retira a Babia, desde donde puede luchar, sin interferencias, intentando que triunfe la razón frente a la sinrazón. Traduciendo esta razón por el amor frente a la trivialidad y futilidad humanas, representadas en los nueve pecados. Para su ambición elije como objeto a Julia, su víctima, convirtiéndola en la representación del tránsito entre la vida y la muerte. De esta forma, el protagonista se eleva a la categoría de Perseo, que pretende acabar con las maldades del mundo a través de la exploración del subconsciente de cada uno de los presuntos asesinos. Al fin y al cabo, en el fondo, la novela es una historia de amor con mayúsculas. Y Enrique representa el triunfo de la belleza y la nobleza del hombre, dando así verdadero sentido a la existencia humana.

Él nunca abandonó Babia es una novela trasgresora, tanto en la forma como en el contenido. Utiliza moldes clásicos, incluido el viaje iniciático, pero rompe todas esas formas para crear un estilo propio que da al relato la categoría de original.

El viaje, en esta novela, tiene una simbología totalmente humanista y esperanzadora. La propia vida es un viaje y el destino del hombre es inevitable. Tanto Enrique como Julia se alejan de su propia realidad, para enfrentarse a una nueva realidad que les permitirá volver sobre si mismos y encontrar un nuevo sentido a sus vidas. En el viaje de vuelta, el héroe alcanza su recompensa y emerge al mundo transformado y renovado por su experiencia. Así, con una estructura que confiere un final cerrado, deja que se produzca la catarsis en el lector.

Y es que Enrique, es él mismo ese contrapunto, esa dualidad de todo lo que existe en el universo, las dos fuerzas opuestas y complementarias que se encuentran en todas las cosas… Está predestinado y, como buen héroe, sabe que es especial:

“Me debato entre una consistencia de roca y la vulnerabilidad del talco. Esta contradicción me persigue desde que adquirí una corpulencia tan holgada que derrotaba a cualquier contendiente y una sensibilidad tan fina que captaba cualquier debilidad humana. Este contraste me destroza, pero me acompaña irremediablemente en mi camino, aportándome una originalidad que a nadie le pasa desapercibida”.

Mª del Mar Sánchez Álvarez-Castellanos

Licenciada en Filología Hispánica
Departamento de Comunicación del
Hospital General Universitario Reina Sofía de Murcia

Categorías: Comentario crítico-literario | Etiquetas: , , , , , , , , , | Deja un comentario

Crítica de Sebas Agirretxe

He terminado de leer tu novela, querida Sisa, y aprovechando que en la solapa del libro hay una dirección para contactos me apresuro a enviarte mi felicitación.

No soy lector de literatura de ficción pero he disfrutado mucho con “Él nunca abandonó Babia”. A lo largo de su lectura me he preguntado constantemente cómo puede imaginarse y escribirse con prosa certera y cercana una historia así, de trama compleja, llena de personajes, de situaciones variadas, de emociones intensas, de descripciones minuciosas, de asombrosa creatividad. Mi sentimiento es de admiración profunda.

En varios pasajes de la historia he visto, además, que Julia y Enrique tienen trazos de Sisa y Natxo y ello me ha mantenido con una atención especial, casi queriendo buscar qué hay de real en los dos protagonistas de la historia.

Veo que la novela va por la segunda edición y ello me alegra mucho.

Mi admiración y mi felicitación. Zorionak. Agur bat.

Sebas Agirretxe
Ex Viceconsejero de Cultura del Gobierno Vasco y Ex Gerente del Colegio de Ingenieros de Araba, Gipuzkoa y Bizkaia.

Categorías: Críticas | Etiquetas: , , , , , , , , , , | Deja un comentario

Crítica en la Revista OME-EAN

Crítica en la Revista OME (Osasun Mentalaren Elkartea) Asociación de Salud Mental y Psiquiatría Comunitaria, integrada en AEN (Asociación Española de Neuropsiquiatría).

Gracias de nuevo a Marcos Tolosa.

Ver artículo

Una autora y su libro
El pasado 19 de abril, en el Centro de Cultura Koldo Mitxelena, presenté en sociedad a una autora y a su ópera prima. La autora es Sisa Sánchez y es merecida y sobradamente conocida entre nosotros por su faceta de profesional de la psiquiatría en Osakidetza, porque lleva más de veinte años entre nosotros ejerciendo su arte, respetada y querida por sus compañeros y sus pacientes.
Lo que muy pocos sospechaban es que estábamos delante de una escritora con nervio. Los que decidan entregarse a la lectura de Él nunca abandonó Babia se encontrarán, de pronto, seducidos y secuestrados por la fuerza de este relato, por sus personajes y su manera de moverse, por ese mundo que ella tan bien muestra conocer y, mejor, explicar.
Poco importa a que género pertenece una obra. Lo que importa es si nos llega dentro, si nos dice algo, si nos remueve las entrañas. A aquellos que les gustan las clasificaciones, les diría que este relato de ficción encaja dentro de lo que se ha dado en llamar realismo psicológico, que ha sido cultivado desde mediados del XIX por autores tan sublimes como Stendhal, Dostoievski o el mismo Zweig (aunque los mejores retratos de este autor eran de personajes históricos reales). Estos autores diseccionan el alma de sus personajes con meticulosidad y precisión, pero focalizan su esfuerzo, quizá, en los protagonistas principales.
En el caso de Sisa, su pluma bisturí apunta al grupo; es más coral. Como dice Jodorowski, en El loro de siete lenguas: “No quise crear las aventuras de un personaje, sino las de un grupo de arquetipos”. Bermyo es el nudo de la obra. Es una realidad y es una metáfora, fuera y lejos de las convenciones y de las reglas de la sociedad “real”. Hombres y mujeres buscan con ardor, y sin inhibiciones, una verdad profunda, que intuyen que llevan dentro, en una especie de metanoia o viaje interior. Lo que hay antes, en y después de Bermyo es, pues, una realidad compleja que no se puede ventilar con un relato lineal, por lo que Sisa opta por un estilo retórico pleno de contrapuntos, tanto en el espacio/tiempo como en la alternancia de lo onírico con lo más consciente, el uso de la primera o la tercera persona.
Es un viejo, eterno e inacabado debate el que intenta concluir: si todas las obras de ficción son, al final, autobiográficas. En este caso, tomaremos el camino de en medio, tal como dice Paul Auster: unos personajes son completamente inventados y confeccionados a partir de retazos, y en otros se encuentra el modelo solo con rascar un poquito.
Como Él nunca abandono Babia tiene también mucho de thriller, no puedo ir mucho más allá en mi comentario, por lo que me despido en plan cervantino: “No tengo más, señores, que deciros de mi historia, la cual, si es agradable y peregrina júzguenlo vuestros buenos sentimientos; que de mí sé decir que quisiera habérosla contado más brevemente, puesto que el temor a enfadaros más de cuatro circunstancias me ha quitado de la lengua…”.
Marcos Tolosa Oyarbide

Categorías: Críticas, Prensa | Etiquetas: , , , , , , , , , , | Deja un comentario

Los pliegues del yo, Iñaki Urdanibia

<<Como torbellinos de polvo levantados por el viento que pasa, los vivientes giran sobre ellos mismos, suspendidos en el gran soplo de la vida>> Henri Bergson

    Vaya de entrada, siempre hay malpensados (ya cantaba el bueno de Quico -cambiando pelín la letra- aquello de que si los… volasen, nunca veríamos el sol), que la autora del libro no es conocida mía ni me debe, ni me va a deber, cena alguna ni espero faisanes que arriben a mi balcón; yo tampoco debo nada a nadie más que a la kutxa, y lo digo ya que ante el cúmulo bulímico de lecturas en lista de espera que uno tiene apilado, cuesta referirse y optar entre todos los libros que a uno le caen en las manos -envíos y/o compras-  de entre los que unos cuantos, bastantes,  se caen de ellas: no es el caso presente, a ella le ha tocado, y con todo merecimiento pues su novela bien merece espacio y lecturas. Dicho lo cual, añadiré que me acerqué a esta primera novela de la psiquiatra Sisa Sánchez, e iniciada la lectura, la verdad es que no pude dejarla hasta el final (elnoabandononucababia@gmail.com). He nombrado la profesión de la escritora y no es casual ya que su escritura es deudora de tal dedicación, y no lo digo en ningún sentido peyorativo, al contrario el viaje o los viajes a los que somos arrastrados se realizan por los recovecos más íntimos de distintos yoes, en su multiplicidad, en sus fluctuaciones, en su diseminación o debilitamiento, etc. Es una exploración documentada por los pagos que bordean el trayecto que transita entre el <<conócete a ti mismo>> (gnothi seautón) al <<cuídate a ti mismo>> (epimeleia eautou), por los que conforman el propio ego y por los de las transferencias que se establecen con los pacientes, de este modo la exploración deriva por diferentes estados anímicos, sentimientos, fobias y filias, disparados en terapias varias en dirección al viaje al centro de sí mismo, por los límites balizados de la economía libidinal, emocional, etc, rozando por momentos los abismos del delirio (del latín: de, lirium = fuera del surco).  A decir verdad, y sin que la novela decaiga o se vea seriamente afectada por ello, sí que hay algunos momentos en los que parece que la narradora, por medio de sus personajes, nos saca a relucir un muestrario de setas alucinógenas u otras yerbas (me refiero en especial al periplo mexicano de Enrique) o la exposición de algunas teorías que en su pormenorización suponen medidas lecciones a los interesados en los temas de la psique; lo cual  también es verdad, no hace sino  reflejar las conversaciones entre especialistas.

Las andanzas de Julia, para quien los sueños son algo más que sueños, nos son presentadas:  sus amores, sus relaciones familiares, la enfermedad de su hermana y de pacientes varios, los congresos, cursillos y terapias con sus gurús y sus mecanismos de poder, y también las cuitas de otros personajes que nos van a suponer un doble beneficio: el de la grata lectura y un efecto-rebote que nos hace sentir cierta empatía, o hasta reflejos especulares, hacia algunas de las situaciones vividas / narradas  que en cierto sentido nos puede conducir a los andurriales del auto-análisis, de la rumia personal… ya que al fin y a la postre sucede, a mí al menos, lo que dijese Protágoras… que nada de lo humano me es ajeno, amén de que a veces las pretendidas claridad y distinción cartesianas se vean enturbiadas, en nuestras propias existencias, ya que nos pensamos allá donde no somos y así no somos donde nos pensamos (pace Lacan), y obviamente no me refiero a lo geográfico sino a la topología mental, en el continuo balanceo, de límites borrosos, entre lo normal y lo patológico del  que hablase Georges Canguilhem. Lo dicho de todos modos, no ha de  malinterpretarse  pensando que estamos ante  un abstruso <<tratado de las pasiones>> o  ante el clasificador DSM-IV-TR; estamos ante una novela que se sostiene en su totalidad avanzando con los dos pies: la escritura y el conocimiento, ritmados por la trama y su entrega dosificada. Puntualizando añadiré que no es que la /s historia /s se sostenga /n, manteniendo así la atención lectora, sino que esta aumenta en espacial en el último tercio del libro, alimentada por la intriga y la investigación.

Resulta así, con semejantes ingredientes, un libro apetitoso que avanza pisando fuerte por los terrenos transitados, abriéndonos caminos con una prosa adecuada y cercana, a la que añadir un amplio abanico léxico, lo que consigue precisamente que el lector, al menos el que yo soy, no se sienta ajeno para nada con todo lo que le es relatado a lo largo de la elaborada trama, columpiándose entre el sosiego de Babia y la agitación y el desasosiego de la búsqueda espoleada hasta el límite por Bermyo, que también empieza por be. Así, me atrevo a recomendar este libro, subrayando además que la condición de obra primeriza hace augurar posteriores frutos todavía más logrados.

Iñaki URDANIBIA, Doctor en filosofía. Crítico literario.

Categorías: Críticas, Prensa | Etiquetas: , , , , , , , , , , , , | Deja un comentario

Crítica en GARA

Gara 23 Junio 2012

Gara 23 Junio 2012

Las andanzas de Julia, para quien los sueños son algo más que sueños, nos son presentadas: con sus amores, sus relaciones familiares, la enfermedad de su hermana y de pacientes varios, los congresos, cursillos y terapias con sus gurús y sus mecanismos de poder, y también las cuitas de otros personajes que nos van a suponer un doble beneficio: el de la grata lectura y un efecto-rebote que nos hace sentir cierta empatía, o hasta reflejos especulares, con respecto a algunas de las situaciones vividas/narradas que nos pueden conducir a los andurriales del auto-análisis, de la rumia personal… ya que se confirma aquel protagórico: nada de lo humano me es ajeno, amén de que a veces la claridad y distinción cartesiana se vea enturbiada, en nuestras propias existencias, ya que nos pensamos allá donde no somos, en el continuo balanceo entre lo normal y lo patológico del que hablase Georges Canguilhem. Estamos ante una novela que se sostiene, in crescendo, y que avanza con los dos pies: la escritura y el conocimiento, ritmados por la trama y su entrega dosificada. Así, el libro resulta apetitoso al avanzar pasando fuerte por los terrenos transitados, abriéndonos caminos con una prosa y un abanico léxico, adecuados y cercanos, lo que consigue precisamente que el lector no se sienta ajeno para nada con todo lo que le es relatado a lo largo de la elaborada trama, columpiándose entre el sosiego de Babia y la agitación y el desasosiego de la búsqueda espoleada hasta el límite por Bermyo.

Más información: GARA

Categorías: Novela, Prensa, Uncategorized | Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , | Deja un comentario

Vídeo de presentación

Reportaje sobre la novela para Grupo Delta. 

Sisa Sánchez es psiquiatra de profesión pero toda su vida ha querido entrar en el mundo de la escritura. Hace unos meses decide lanzarse a esta aventura y aterriza en Grupo Delta Ediciones Digitales con su obra en borrador. Las posibilidades de Grupo Delta son interesantes para este tipo de autores pues permite realizar tiradas muy pequeñas que luego, dependiendo de las necesidades, pueden aumentarse sucesivamente. Este es el caso de Sisa que tras una tirada inicial de 100 ejemplares y una presentación exitosa ahora está apunto de agotar la segunda edición con una tirada más amplia que llega a los 300 libros. Mantuvimos con ella una pequeña entrevista para conocer su primera obra “Él Nunca Abandonó Babia” que ha recibido buenas críticas.

MÁS INFO

Categorías: Novela, Prensa | Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , | Deja un comentario

Diario Vasco

Página completa en el Diario Vasco del 11/05/2012

Diario Vasco (Pdf)

Categorías: Prensa, Uncategorized | Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , | Deja un comentario

Primer capítulo de ‘ÉL NUNCA ABANDONÓ BABIA’

Primer capítulo de ‘ÉL NUNCA ABANDONÓ BABIA’

Primer capítulo 'Él nunca abandonó Babia'

Categorías: Diseño, Novela | Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , | Deja un comentario

Feria del libro de Donostia

Gracias a Elkar hemos estado en la feria del libro de Donostia.

Ver vídeo en eitb

Feria del libro de Donostia

Categorías: Diseño, Feria del libro, Novela, Prensa | Etiquetas: , , , , , , , , , , | Deja un comentario

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: